domingo, 26 de junio de 2011

Persiguiendo la tristeza





Hoy soy feliz persiguiendo la tristeza, aunque tu no lo entiendas, hoy revivo un poco sintiendo que me muero, o que otros mueren, o quizás vuelvan a vivir. No lo sé muy bien, solo sé que que hoy, me he vuelto a reencontrar con la tristeza, y me ha sentado bien. He vuelto a ver unos ojos tristes y me han traido recuerdos del pasado, recuerdos agridulces: Un amor, una decepción, una ilusión, una esperanza, felicidad y dolor, abrazos y comprensión... sentimientos, al fin y al cabo. He vuelto a pensar en gente que hacía tiempo no recordaba, y la melancolía ha dibujado una cara triste en mi rostro, incluso ha estado a punto de hacerme llorar, algo que ya casi no recordaba. Estoy triste, sí, y eso me hace tan féliz...


Sueño con llorar, con querer, con sentir... Al menos algo ha quedado claro dentro de esa tormenta de emociones que me acaba de arrollar, y es que soy una buena persona. He sentido rabia, dolor, incluso he tenido tentaciones de hacer daño muchas veces, pero no soy capaz. Soy un hombre sin sentimientos, sí, un hombre que anhela vibrar por dentro como hace tiempo que no lo hace, aunque sea para ponerse triste... Pero a diferencia de otros, yo no descargo mi rabia contra el mundo, solo sigo luchando por volver a él, y hoy, mi tristeza me demuestra que estoy un poquito mas cerca, asique voy a disfrutar de ella, si no te importa... Navegando en tristeza y soledad, igual que otros navegan en mitad del mar...


Si algún día llego a ella, te escribiré, para decirte, que soy feliz en mi tristeza.

martes, 15 de marzo de 2011

La vida desde el aire





Me desperté volando muy alto, un aire helado me acariciaba la cara y me tiraba del pelo suavemente, me masajeaba el pecho mientras cruzaba entre las nubes, descendiendo bajo ellas para ver el paisaje; un paisaje verde como no había visto nunca. Bajo mis ojos se extendía una selva tropical tan espesa que apenas se distinguía lo que había bajo los árboles, lo único que se veía claramente era un río que bajaba serpenteando desde lo alto de la montaña. Bandadas de pájaros de colores lo cruzaban de un lado a otro, como un arco iris viviente, mientras el río tomaba vida cuánto más me acercaba a sus aguas. El olor, el calor, la vida de aquel lugar... Era impresionante. Volé otra vez hacia arriba para retomar la perspectiva, me paré en el aire para contemplar aquel paisaje y lo que vi me impresionó tanto que pensé que nunca volvería a ver alto tan bello. Extendí mis brazos hacia las montañas, como si pudiera abrazarlas, y para mi sorpresa, mis brazos no eran brazos si no alas, y cuánto más grandes parecían mis plumas, mas pequeñas parecían las montañas. No me fue difícil rodearlas y estrecharlas contra mi pecho, lo hice con tanta fuerza que en poco tiempo el paisaje y yo fuimos una misma cosa.
Recuerdo que entonces pensé:
Nunca volveré a abrazar nada tan bello.

Entonces volví a despertar, esta vez en mi cama, con aquella música que sonaba en mi despertador todas las mañanas, una preciosa canción que me traía tantos recuerdos... Me estiré, me froté los ojos y al volver a abrirlos tu estabas allí, sentada frente a mi, mirándome con una sonrisa en los labios.
Buenos días mi amor, ¿Qué tal has dormido hoy?
No te contesté, solo te devolví la sonrisa y extendí mis brazos hacia ti, te rodeé con mis brazos y te estreché contra mi pecho mientras sentía tu pelo acariciando mi cara, tu olor inundando todos mis sentidos y tu cuerpo dando todo su calor al mío.
En ese momento, los dos nos fundimos en uno y pensé:
Me equivoqué...

lunes, 14 de marzo de 2011

Paraíso ondulado




Estoy sobre el puente, apoyado en la barandilla viendo el río pasar, observando como se van formando más y más olas que, lentamente, se alejan de mi vista.
Es algo que me relaja, ese movimiento ondulado, lento, repetitivo, me lleva a un estado hipnótico que deja mi mente completamente en blanco. Podría pasarme horas allí viendo las olas pasar, viendo como alguna rama perdida pasa lentamente bajo el puente y se pierde río abajo en su camino hacia el horizonte.
Llevo ya varias horas allí, sin pensar en nada, pero pronto mi cabeza me juega una mala pasada y vuelven los mismos pensamientos que me llevaron hasta allí. Violencia, horror, miseria...
Me veo a mi mismo, armado con un palo contundente, mi mirada está llena de odio, de rabia, de dolor. Persigo a alguien, siento el miedo en su cara, pero eso no me detiene. Le alcanzo y descargo contra él toda mi furia. La sangre corre por su cara, mancha toda su ropa, me salpica los ojos... Pero no me detiene.
Le veo tendido en el suelo, inmóvil, mientras pienso en lo que he hecho, en el porqué de tanta rabia, y le miro a la cara. Su cara me resulta familiar, aunque es difícil de reconocer con tanta sangre. Me sorprendo, me asusto, salto hacia atrás al descubrir que su rostro es el mío, no entiendo nada... ¿No soy yo quien golpea?
Corro buscando un espejo, pero es mi rostro el que vuelve a asomarse a él. Me miro extrañado y mi propia imagen me dice:
"Ya has matado al monstruo".
Esta vez el sobresalto es tan grande que mi mente sale de ese sueño enfermizo y vuelvo a la realidad de golpe, al puente, donde me encuentro agarrado a la barandilla, tenso, con el cuerpo rígido, las manos hinchadas de apretar el frío hierro y apoyado hacia delante, de puntillas, como si fuera a lanzarme en cualquier momento.
Una rama me hace concentrarme de nuevo en el río, las olas la arrastran lentamente muy cerca de la orilla, incluso parece que va a engancharse con la vegetación que entra en el río. Mi cuerpo se relaja, mi mente la sigue... ¿Conseguirá llegar hasta la línea del horizonte...?
Veremos...

domingo, 20 de febrero de 2011

Arrancando penas


Tiro de una cuerda anclada a la pared intentando arrastrar mis problemas conmigo, esperando que así queden atrás para seguir andando solo el camino.
Pero cuanto más tiro, más me doy cuenta que tengo un problema.
Quizás debería pedir ayuda, pero hace meses que no salgo de casa, tengo pánico a cruzarme con alguien y que reconozca lo que soy... lo que me pasa.
A veces me acerco a la puerta, agarro el pomo y me paso horas haciendo con que lo giro, pero al final, no puedo. Entonces me vuelvo al salón, al sucio salón, descuidado tras meses sin atención, abro un paquete de galletas y alguna lata, últimamente no como otra cosa... Lo haría si saliera...
Vuelvo a la pared, agarro la cuerda, completamente desnudo y vuelvo a empezar.

Tira!

Tira de ella y arranca tus problemas de cuajo.

martes, 25 de enero de 2011

¿Quién dice que no se puede?


Alguien se coló en mi casa, alguien con oscuras intenciones que llegó sin previo aviso y se coló por la ventana del salón, o al menos eso creo... La verdad es que no se exactamente en que momento entró en mi casa, en mi vida, en mi cabeza. Solo se que un día me di cuenta que estaba allí y que había llegado para quedarse.
Nunca le he visto físicamente, aunque siempre se donde se encuentra exactamente, a veces noto su respiración en mi nuca, otras veces oigo sus pasos por el pasillo, a veces incluso me susurra cosas al oído. Normalmente no le gusta hacerse notar, incluso a veces me acaricia tan suavemente que se diría que me está explorando, como si a sus ojos yo fuera un ser nuevo y misterioso. Cuando habla, sus palabras sueles ser dulces y apaciguadoras, suele susurrarme pequeñas cosas cuando nota que estoy irritable o intranquilo; se acerca a mi y me dice: "Tranquilo", o "no estás solo".
Ha sido mi apoyo durante meses, el hombro en el que apoyarme y llorar, siempre ha estado ahí cuando le he necesitado, siempre ha encontrado la palabra que necesitaba oír.
Hoy he decidido dar un paso más, he decidido pedirle que me ayude, que me acompañe; hoy debo hacer algo importante en mi vida y no he podido encontrar el valor para hacerlo yo solo, por lo que he pensado en él y en lo importante que sería para mi su apoyo.
He vuelto a casa, nervioso, pensando en la manera de pedirle que me acompañe, en cómo explicarle lo importante de su presencia a mi lado en un momento crucial en mi vida. Durante toda la mañana, mi cabeza ha estado intentando buscar la manera de solucionar mi problema primero y de pedir su ayuda después. Todo ha empezado en el banco, hace apenas unas horas, hoy he hablado con una amable gestora que me ha explicado que no hay nada que hacer, que en breve tendré que abandonar mi vivienda ya que los pagos hace tiempo que no están al día. No ha habido piedad, no han atendido mis ruegos, no han escuchado mis súplicas. Eso si, al menos, mañana podré hablar con el director de mi sucursal para explicarle mi situación.
Por eso necesito su apoyo, por eso es tan importante para mi que él esté conmigo, sentir que no estoy solo. Pero no quiero que piense que me aprovecho de él, quiero que venga como amigo, no a dar la cara por mi...
No me ha hecho falta explicarme, apenas he llegado a casa él me estaba esperando, apenas he abierto la puerta me ha susurrado al oído:
"No te preocupes, yo estaré contigo"
En ese momento he roto a llorar (otra vez), agradecido por haber encontrado alguien tan bueno y bondadoso en mi camino y, por primera vez, él se ha dejado ver...
Bueno, quizás decir que se ha dejado ver es decir demasiado, pero si que he sentido su presencia física de manera clara por primera vez.
Un ruido en la cocina me ha sobresaltado y al abrir la puerta he visto como un gran cuchillo se había situado en medio de la encimera, con la hoja brillando justo hacia la puerta, de manera que cegara mis ojos nada más entrar en la sala. Lo he cogido con mis manos y entonces me he vuelto a oír su voz, susurrándome al oído:
"Yo estaré contigo, sabes lo que tienes que hacer..."
Entonces me he sentido tranquilo, he dejado de llorar y por fin he vuelto a sonreír.
He dormido tranquilo, por primera vez en mucho tiempo y me he levantado animado, sabiendo que hoy se acabarían mis problemas, que ya no había de que preocuparse; él estaba conmigo...
Me he puesto mi mejor traje, he guardado el cuchillo dentro del periódico, junto a los papeles de mi hipoteca y me he dirigido a mi cita con la mejor de mis sonrisas.
Le he oído reír detrás de mi, se nota que él también viene contento...
Hoy va a ser un gran día...

sábado, 10 de julio de 2010

El pájaro de piedra


Me empeño en batir mis alas e intentar volar alto, pero cuanto más alto me lanzan tus calientes corrientes de aire, más pánico me entra a estrellarme contra el suelo. Cuanto más seguro me siento, más loco me vuelvo, cuanto más arriba vuelo, más bajo me siento.
Me empeño en batir mis alas e intentar volar alto, pero reparto puñados de plumas arrancadas de mis alas a todo el que mira al cielo. Cuanto más duele, más lo necesito, cuanto más caigo más errores repito, y poco a poco, al suelo me precipito.
Me empeño en batir mis alas e intentar volar alto, pero no llevo rumbo ni ruta, no se si subo o si bajo, no se si ir solo o contigo, no se si soy águila o grajo...
Me empeño en batir mis alas y volar alto aún sabiendo que no puedo, pero lo sigo intentando hasta estrellarme en el suelo.
Me empeño en batir mis alas y volar alto...

martes, 18 de mayo de 2010

La eterna lucha


Estaba sentado en una fría y ruidosa sala de espera, nervioso, con la cabeza llena de grillos; grillos que no dejaban de soltar chirridos en formas de palabras que rebotaban contra las paredes de mi cabeza volviéndose más y más molestos.
Cruzaba incómodas miradas con desconocidos que me clavaban sus ojos haciéndome sentir más y más incómodo, más y más diferente, más y más raro.
Necesitaba salir de allí, huir de ellos, pero parecía que no querían dejarme salir, estaban por todas partes, tapando la puerta, los pasillos, llevándose mi aire, invadiendo mi espacio. Me levanté y corrí hacia la puerta, empujando a un ser disfrazado de vieja inocente que se sentaba a mi lado.
Conseguí salir al pasillo y de repente me encontré solo, completa y escalofriantemente solo en un largo y blanco pasillo que parecía hacerse más y más profundo intentando alejar la salida, intentando encerrarme en aquel lugar, se movía tan rápido que pronto me di cuenta que no podría escapar, aquella puerta se iba cada vez más lejos, cada vez más deprisa. Pero no iba a volver con ellos, no me iba a rendir tan facilmente; eché a correr lo más rápido que pude, gritando con todas mis fuerzas intentando perseguir un imposible.
De repente vi algo al final del pasillo, pero no era una puerta sino una pared, una pared tan blanca como el resto del pasillo, pero con una diferencia al resto de paredes, en esta había un tubo estrecho que sobresalía y que estaba afilado en la punta, como una lanza.
No me iba a asustar, grité y corrí con más fuerza y, mientras me rasgaba la camisa aquel tubo empezó a clavarse en mi pecho, atravesando mi caja torácica y destrozando mi corazón para salir por mi espalda.
Sigo luchando, sigo empujando, clavándome aquella lanza de acero cada vez más, sintiéndome más y más vivo a cada paso.
Tengo la pared tan cerca...


viernes, 7 de mayo de 2010

Entonces llegaste tu


Tirado en mi cama mirando mi blanco cielo,
los ojos cerrados, la mente abierta,
poco a poco me voy dando cuenta
de como se va volando todo lo que más quiero.
Me pierdo entre olas teñidas de rojo sangre,
que salpican mis paredes,
mientras me enredo en las redes
de fríos sueños cruzados enlazados con alambres.
Luchando por salir a flote,
pero no por respirar,
peleo contra el bravo mar,
buscando el calor de tu escote,
que me acoge cual islote
en el que volver a descansar.
Y volver a ver cielo abierto,
escapando de las redes,
entre las cuatro paredes
que me encierran en mi cuarto.
Respiro hondo y vuelvo al mundo,
a mi mundo blanco acotado
en el que llevo tiempo encerrado
entre sus blancos muros.
Hoy supe que tu vendrías
y mi mundo se abre y se alegra
la luz tiñe las negras
sombras de mis galerías.
Me agarro con más y más fuerza,
no quiero perder este tren,
aunque me toque correr
entre la tosca maleza.
Hoy ya no quiero volar,
ni encerrarme en mi agujero,
se que si quiero puedo,
y quiero y puedo esperar.





lunes, 1 de marzo de 2010

Miércoles de cenizas












Esperaba mi tren en la estación, aún tenía casi media hora hasta su llegada, por lo que esperaba tranquilo con un cigarro en una mano y un buen libro en la otra, aquella tarde leía una intrigante historia de Stephen King mientras apuraba las últimas caladas de mi cigarro alguien se acercó a mi desde detrás del banco donde leía tranquilamente y me susurró al oído suavemente pero con voz profunda:
"El próximo Miércoles morirás".
En un primer momento el sobresalto no me dejó reaccionar, allí estaba, de repente, en mitad de una estación de tren, leyendo una novela de misterio y un desconocido de voz profunda me soltaba aquello sin previo aviso. Cuando al fin reaccioné y me giré a ver quien me estaba gastando aquella broma pesada solo habían pasado un par de segundos, pero en ese poco tiempo no fui capaz de distinguir entre tanta gente a quien podía haber soltado aquella bomba que al principio me pareció algo incluso gracioso, pero pensado fríamente cada vez tenía menos gracia.
Al final decidí olvidar aquel incidente y olvidarme de él, por lo que decidí volver a mi lectura y volver a meterme en mi mundo de fantasía, pero pronto me di cuenta que aquel incidente no me dejaría volver a mi mundo de fantasía ni seguir con mi rutinaria realidad. Seguía leyendo mi libro cuando pronto algo me llamó poderosamente la atención: El silencio...
De repente, toda la estación (hablamos de miles de personas) estaba en silencio, un silencio absoluto, un silencio terroríficamente extraño; levanté la mirada de mi libro y vi como toda la estación me miraba fijamente. Y cuando digo toda la estación me refiero a "toda la estación". Juraría que incluso las paredes me miraban fijamente, al igual que las miles de personas que esperaban junto a los andenes: Los vendedores de periódicos, los pasajeros que antes corrían de andén a andén para cambiar de tren, los policías, los carteristas, los conductores del único tren parado en la estación... Todos me miraban fijamente y sus caras no eran la de personas congeladas en el tiempo, que era exactamente lo que estaba pasando, ya que el tiempo parecía haberse detenido, si no que todos me estaban mirando fijamente con una expresión que no sabría describir exactamente ya que no podría decir si era de rabia, odio o compasión, ya que todo eso podría caber en aquellas miradas, era como si todos supieran algo sobre mí de una manera tan cierta que no les importaba decírmelo con la mirada.
Yo, por supuesto, no sabía a qué venía todo aquello. De hecho, aquella escena me impresionó tanto que no esperé a coger mi tren, si no que tuve que salir corriendo de aquella estación "acojonado" completamente ante aquella escena dantesca. Al llegar a la salida de la estación decidí girarme a mirar atrás, en un último intento de convencerme que aquello era real, todo el mundo había vuelto a su actividad normal. Los trenes volvían a entrar y salir de la estación mientras miles de pasajeros se movían a ritmo vertiginoso cambiando de un andén a otro sin pararse si quiera a ver lo que pasaba en la estación. Mi cabeza daba vueltas, creí por un momento que me estaba volviendo loco, por lo que decidí salir de allí y tomar algo en cualquier bar oscuro y solitario donde pudiera olvidar aquel estúpido rato de tormenta mental que acababa de vivir.
Mientras iba por la calle empecé a pensar en lo que había pasado, intentando explicar lo inexplicable de alguna manera, pensando de ese extraño suceso que había vivido en aquella estación no era otra cosa un episodio nervioso, una mala pasada de mi cerebro provocada, seguramente, por meterme demasiado en aquel libro de terror, seguro que mi mente se había metido tanto en aquella enrevesada historia que había confundido ficción y realidad.
Mientras pensaba aquello, andando con la mirada hacia el suelo y la mirada perdida, sentí otra vez esa extraña sensación de que todo el mundo me miraba. Levanté la cabeza y vi como todo el mundo me miraba. Esta vez no se había detenido el tiempo, como en la estación, nadie había dejado de andar o de realizar su actividad normal, pero al igual que en la estación todo el mundo me miraba, esta vez con una mirada burlona, como si supieran algo que no se atrevieran a contarme. Pero eso no era todo, de repente un trueno me hizo estremecerme, una fina lluvia comenzó a mojarme de arriba a abajo, una extraña lluvia que parecía salir de una pequeña nube de tormenta que me persiguiera a mí personalmente, nadie más parecía estar afectado por aquella repentina tormenta, como si el sol y las nubes convivieran en el mismo cielo seleccionando a quien alumbraba uno y mojaban las otras.
Empujé la puerta del primer bar que vi abierto y entré en un pequeño local oscuro, con solo dos personas dentro, el camarero y un solitario cliente al final de la barra. Me dirigí a un banco en la esquina de la barra y pedí una cerveza. El camarero me la sirvió con desgana y comentó:
Ahí tienes, disfrútala como si fuera la última...
El único cliente del bar (aparte de mi) soltó una carcajada burlona mientras repetía : "Como si fuera la última...jejeje"
No supe que responder, levanté mi cerveza y comencé a beber, estaba asustado pero en un momento de lucidez pensé en aquel hombre que me había susurrado al oído en la estación aquella terrible frase que ahora no me sonaba tan tonta como en aquel momento:
"El próximo miércoles morirás".
Intenté pensar quien coño sería aquel tipo y porqué me habría dicho aquello, pero por más vueltas que le daba no tenía ninguna idea de porqué me estaba sucediendo aquello. Era viernes por la tarde, acababa de salir del trabajo y me volvía a casa tras una semana de trabajo, de aburrido trabajo debería decir, con la idea de olvidarme un poco de la rutina y volver a mi casa, a mi pueblo, para relajarme y quizás salir a tomar alguna copa. Mi aburrido trabajo no tenía nada de relevante, no hacía nada que pudiera interesar a nadie, incomodar a nadie, crear enemigo alguno... ¿Quién podría tener algo en mi contra? Era un hombre simple, demasiado simple y aburrido como para que alguien se le ocurriera gastarme aquella broma pesada y mucho menos para intentar hacerme daño realmente.
Aún así, los minutos que pasé en aquel bar fueron una auténtica tortura, pasé los escasos minutos que estuve allí bebiendo mi cerveza intentando adivinar de qué hablaban el camarero y el misterioso cliente mientras me miraban con sonrisas burlonas.
Salí de allí y volví a aquella estación de la misma manera de la que había hecho el camino a aquel bar, perseguido por una nube de tormenta que parecía tener fijación conmigo y esquivando las miradas burlonas de la gente con la que me cruzaba por la calle. Volví a entrar en aquella estación y, esta vez, nadie se paró a mirarme, todo el mundo siguió con su vida normal, pero siguieron las miradas burlonas, la sensación de ser el centro de atención y la incomodidad que aquello conllevaba. Aún así, cogí mi tren y volví a mi casa, eso sí, en un triste y solitario vagón. Mientras todos los demás vagones estaban llenos de gente, como de costumbre, el mío estaba vacío y silencioso. No pude siquiera volver a meterme en mi libro ya que aquella situación me tenía completamente embelesado. Seguía sin creerme lo que estaba sucediendo, por lo que pasé los treinta minutos del viaje intentado adivinar que "cojones" estaba pasando en aquel vagón.
Volví a casa y pronto me dí cuenta que fuera de la ciudad, en mi propio pueblo, la gente seguía evitándome. En este caso no había sonrisas burlonas, no había esas miradas acusadoras que había en la ciudad si no que la gente me evitaba y las miradas esta vez eran de miedo, casi de pánico. Intenté acercarme a algunos de ellos, a algunos habitantes y amigos de mi pueblo, pero todos me evitaban y me hacían vacío. Finalmente, aturdido y confundido con todo aquello, decidí volver a mi casa y descansar, necesitaba dormir, olvidarme de todo aquello.
Al día siguiente, sábado por la mañana, desperté con la extraña sensación de haber tenido una horrible pesadilla, me levanté con un terrible dolor de cabeza y desayuné con calma: Zumo, tostada y aspirina. A las 10 de la mañana salí a la calle y lo que me encontré fue un paisaje completamente desolador, era como si un Dios (en el que nunca creí) enfadado con la humanidad, la hubiera borrado del planeta por completo, el pueblo estaba completamente desolado, no solo se veía a nadie si no que el pueblo entero estaba lleno de polvo, como si una explosión nuclear hubiera borrado todo resto de vida y hubiera dejado aquel pueblo completamente vacío durante muchos años.
Creí que iba a sufrir un ataque de nervios, no había explicación alguna para aquello, incluso llegué a pellizcarme como si intentara salir de un mal sueño, pero nada funcionaba. Entré en la farmacia del pueblo y yo mismo tuve que entrar y buscar tranquilizantes para intentar buscar un poco de paz que me dejara pensar con cierta nitidez, pero no me sirvió de nada, ya que nada cambió. Al final del día me sorprendí solo en casa, muerto de miedo, sin explicación alguna para todo aquello.
Finalmente, con ayuda de más tranquilizantes (mezclados con alcohol) fui capaz de meterme en la cama y dormir un poco, pero el domingo amaneció sin cambio alguno, por lo que decidí atrincherarme en casa e intentar, en vano, contactar con alguien por teléfono. No obtuve respuesta alguna, parecía como si el teléfono, radio y televisión fueran completamente inútiles, por lo que pasé domingo y lunes encerrado en casa, esperando que alguien me sacara de aquel mal sueño, con un profundo miedo metido en cada rincón de mi cuerpo, miedo que me arrastraba a la locura a cada minuto que pasaba sin saber que hacer.
El martes por la mañana decidí volver a la ciudad, pero en la vacía estación del pueblo no parecía haber señal alguna de que algún tren fuera a partir de allí, por lo que entré en el primer coche que vi con las llaves puestas (algo que no me fue difícil de encontrar) y me dirigí hacia la ciudad.
Tras media hora de conducción en la que no me crucé con ningún otro coche por la normalmente concurrida carretera. Mi miedo seguía creciendo a la vez que me acercaba a la ciudad; sabía que me iba a encontrar, pero en el fondo me negaba a aceptarlo. Finalmente llegué a la ciudad y allí se volvía a repetir la misma escena: Calles desiertas y oscuras, negras nubes cubrían el cielo, creando un extraño ambiente que no se podía describir ya que no se parecía a nada conocido, era una escena completamente apocalíptica, como si el mundo fuera a explotar en cualquier momento, o como si ya lo hubiera hecho...
Pasé todo el día recorriendo la ciudad sin encontrar explicación alguna, ni una sola pista de qué podría haber sucedido allí, ni si quiera en aquel pequeño bar donde el camarero y el misterioso cliente me miraban de forma burlona. Estuve allí tomando una cerveza pero en aquella ocasión me la tuve que servir yo mismo ya que, como era de esperar, no había nadie tras la barra.
Así pasé el martes, mi último día, recorriendo la ciudad y haciendo cosas que siempre quise hacer, ya que, en cierto modo, me había convencido que al día siguiente, el miércoles, llegaría mi fin, al igual que había llegado para el resto de los mortales. Entré en el centro comercial, bebí cerveza mientras jugaba a los bolos (solo, evidentemente), entré en el cine y vi una buena película que, evidentemente, yo mismo tuve que meter en el proyector. Incluso conduje coches de alta gana a toda velocidad por aquella triste y vacía ciudad. Finalmente, entré en el mejor hotel de la ciudad y pasé la noche en su mejor habitación. Por supuesto, no pude dormir, no paraba de pensar como sería mi fin, qué depararía aquel día para mi.
Finalmente, en un duro e implacable resplandor de lucidez, decidí acabar con mi vida a mi manera, no esperar a ver que había preparado para mi aquel Dios cruel, si es que era él el culpable. En realidad me daba igual si aquello era obra de un Dios, del destino o de lo que fuera. Me pareció gracioso burlar el plan del destino y quitarme la vida yo mismo, aunque solo fuera para llevar la contraria, solo faltaba buscar la manera de hacerlo, la manera y el valor, claro...
Decidí acabar donde todo había empezado, en la estación de tren. Caminé hacia allí, decidido a lanzarme a la vía, sin pensar que no había tren alguno que me pudiera atropellar. Al llegar allí y darme cuenta de mi tonta idea, una carcajada me hizo caer al suelo en un delirio de risa y llanto que mezclaba risas burlonas con llantos de dolor y cansancio. De repente me di cuenta que estaba allí, solo y derrotado en mitad de una solitaria estación y no era capaz ni de acabar con mi triste vida. Aquello me hundió aún más, me hizo pensar en mi vida, no solo en lo que me estaba pasando en aquel momento, si no que en pocos segundos vi pasar toda mi vida delante mio, mis aciertos y mis fracasos, mis ansias de viajar, de vivir, de triunfar se enfrentaban a mi opuesta realidad, a mi trabajo anodino, a mi triste rutina, a mi vida tan "normal y aburrida".
De repente algo me decía dentro de mi que no podía fallar esta vez, que por una vez debía acabar lo que había empezado, debía encontrar una manera rápida y fácil de acabar con mi vida.
Corrí escaleras arriba y subí a la parte más alta de la estación con la idea de buscar una zona alta para saltar desde allí. Una vez que estuve arriba me entró el pánico, ya que no veía altura suficiente para llevar a cabo mi plan, me arriesgaba a partirme las piernas y acabar tirado e indefenso en mitad de aquella vacía estación. Quién sabe cuanto tiempo debería pasar hasta morir en ese caso, sería una terrible y lenta tortura.
De repente algo me dio una idea, los cables eléctricos que daban cobertura al tren de alta velocidad estaba a mi alcance en un simple salto, solo debía comprobar que estaban operativos. Arranqué un madero de un banco y lo lancé encima de los cables, lo que provocó un chispazo que confirmó que estaban operativos, acto seguido y sin pensar en lo que hacía, me lancé hacia los cables buscando mi destino.
La caída fue un largo y placentero viaje que, para mí, duró varias horas, aunque en realidad fueron unos pocos segundos. Mi salida del mundo no fue para nada dolorosa, es más, mi último recuerdo es una sonrisa, un pequeño pero intenso dolor apagaron mi vida, pero una sonrisa fue mi última expresión.
Ese fue el final, esa fue mi pequeña venganza contra el destino.

Aquel viernes por la tarde miles de personas vieron como aquel joven se lanzaba, sin explicación alguna, sobre los cables del tren de alta velocidad. Nadie se explica porqué lo pudo hacer, según testigos presentes en el lugar el joven se encontraba leyendo placidamente en un banco junto a un andén cuando, de repente, se levantó y subió las escaleras a toda velocidad y se lanzó al vacío mientras gritaba :



" Se acabó".



Es como si de repente se hubiera vuelto loco, nadie pudo ayudarle...





sábado, 20 de febrero de 2010

Maneras de ver la vida


Una joven paseaba por un parque de vuelta a casa, cruzando por mitad del parque dos personajes la observaban uno desde cada lado, sentados en un banco. A un lado, un anciano la miraba, añorando su juventud; desde el otro, un joven, porro y litrona en mano la seguía con la mirada mientras pensaba, que buena está...
La chica se perdió a lo lejos y los dos hombres se miraron y cruzaron una tímida y cómplice sonrisa como si los dos compartieran un mismo pensamiento, y en el fondo era cierto, en parte, ya que los dos tuvieron calientes pensamientos con la joven, por un momento los dos la vieron desnuda y se imaginaron con ella. Pero pronto otro pensamiento les invadió la cabeza y les devolvió a su dura y triste realidad.
El anciano, por un lado miró al joven tan pronto como ella se perdió y pensó con envidia:
Si yo tuviera su edad no la habría dejado escapar... Bueno, que coño, si yo pudiera volver a tener su edad podría tener a miles de chicas como esa, incluso mejores, al menos seguro que no volvería a estar solo, como ahora, no malgastaría mi vida quemándome en un trabajo de mierda, dejando de lado incluso a mi familia para llegar solo al fin de mi vida con una pensión de mierda que seguramente peligre con semejante panda de vagos teniendo que mantener el sistema...
Puto "jipi" drogadicto... Si yo pillara tus años...

Por otro lado, el joven apuraba su "cigarrito de la risa" y su litrona mientras pensaba:
Joder, que jacorra, pero claro, ¿Cómo se iba a fijar en mi una tía como esa? Sólo soy un puto "acabao" sin futuro ninguno, sin trabajo, sin casa, que depende de sus padres y que no vé visos de salir de ahí. Mira el puto viejo ese de enfrente, seguro que no ha tenido los mismos problemas que yo, seguro que no tiene que colocarse todos los días para no pensar en cortarse las venas día sí día también...
Después de venir al parque a ver el culo a las chavalitas y alegrarse la vista, seguro que se vá a casa y su mujer le está esperando con los brazos abiertos y el plato en la mesa. Ya quisiera yo llegar a su edad con ese plan de vida y esa salud...

Mientras, la chica llega a su casa, se planta frente al espejo y tras una leve sonrisa, rompe a llorar con todas sus fuerzas mientras piensa:
Nunca me veré guapa, he visto como me miraban y como sonreían, seguro que pensaban que estoy gordísima...